¿Qué es la fisioterapia respiratoria?

La fisioterapia respiratoria es una rama de la fisioterapia que consiste en la realización de actos terapéuticos aplicados de forma manual o instrumental, con la finalidad de prevenir, tratar y/o estabilizar las disfunciones o alteraciones respiratorias.

Su objetivo principal es mejorar la ventilación pulmonar, el intercambio de gases, la función de la musculatura respiratoria, la disnea (sensación de ahogo), la tolerancia al ejercicio y la calidad de vida relacionada con la salud.

Áreas de aplicación

La fisioterapia respiratoria abarca tres grandes áreas:

  • LA FISIOTERAPIA PREVENTIVA: Indicada antes y después de intervenciones quirúrgicas para evitar complicaciones post-operatorias. En enfermedades pulmonares agudas y/o crónicas. En procesos patológicos de repetición en las vías aéreas altas que a menudo, se asocian con procesos patológicos pulmonares.
  • LA FISIOTERAPIA CURATIVA:  Junto con el tratamiento médico, puede ayudar a la recuperación de los volúmenes pulmonares y del funcionamiento de la caja torácica en afecciones de la cavidad pleural, en enfermedades pulmonares y de la caja torácica.
  • LA FISIOTERAPIA ESTABILIZADORA: Indicada en aquellos procesos crónicos en los que la función pulmonar está comprometida, ya sea por alteraciones broncopulmonares o de la caja torácica.

A quién va dirigida

Desde recién nacidos a personas de edad avanzada que presentan enfermedades o trastornos del aparato respiratorio o que sufren síntomas de ansiedad. 

Debido a su gran especificidad debe ser realizada exclusivamente por un fisioterapeuta especializado en fisioterapia respiratoria para garantizar la eficacia del tratamiento.

Cuándo está indicada

Cuando la persona presenta problemas como:

  • Dificultad para expectorar, resfriados que no se curan, “pitidos” en el pecho, sensación de ahogo, limitación respiratoria, etc.
  • Antes y después de una intervención quirúrgica.
  • Enfermedades respiratorias agudas o crónicas: Asma, fibrosis quística, bronquiectasias, neumonía, derrame pleural, bronquitis crónica, enfisema, EPOC, enfermedades neuromusculares, enfermedad pulmonar intersticial, deformidades de la caja torácica, sinusitis, etc.
  • En la obesidad.
  • Para mejorar la propiocepción y/o la conciencia respiratoria.
  • Para mejorar la gestión de la ansiedad a través de la respiración.
  • Para mejorar la tolerancia al esfuerzo.

Si quieres más información no dudes en llamarme al teléfono 621 21 58 70 o escríbeme a fisiorespitaniamata@gmail.com

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies